martes, 13 de diciembre de 2016

NOTICIAS

La jueza confirma la prisión provisional para el joven grabado cuando agredía a su pareja en Alicante


La magistrada descarta dejarlo libre a la espera de sentencia porque existe riesgo de que se fugue o de que ataque de nuevo a la mujer


12 diciembre 2016, Consejo General Poder Judicial


El Juzgado de lo Penal número 6 de Alicante ha ratificado la situación de prisión provisional comunicada y sin fianza en la que se encuentra el joven juzgado el pasado viernes tras ser grabado por las cámaras de vigilancia agrediendo a su pareja en un portal.

La jueza ha decidido que el acusado, que se enfrenta a una pena de prisión de dos años y tres meses por un delito de lesiones, se mantenga en la cárcel hasta que dicte la sentencia.

En el auto, notificado hoy a las partes, la magistrada ratifica la medida adoptada por el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 2 el pasado 25 de noviembre por entender que existe riesgo de que el acusado se fugue o intente de nuevo atentar contra la vida o integridad de la víctima.

A la espera de dictar sentencia, la jueza considera que tras la vista oral y pese a que ni víctima ni acusado quisieron declarar, queda acreditado que “el día 20 de noviembre de 2016 sobre las siete de la mañana el acusado agredió violentamente a su pareja sentimental en el portal de la vivienda, propinándole puñetazos, tirándola al suelo, arrastrándola del pelo por las escaleras, e introduciéndola finalmente en el ascensor, dándole una paliza de entidad considerable, que le ocasionó las lesiones descritas en el parte médico e informe forense que consta en las actuaciones”.

Pese a que el acusado “carece de antecedentes penales y solo tiene antecedentes policiales”, la jueza mantiene que “la adopción de una orden de alejamiento no resultaría suficiente para proteger la integridad de la víctima, toda vez que la misma podría ser incumplida, si tenemos en cuenta que la propia víctima ha manifestado en el juicio que sigue siendo pareja sentimental del acusado. Debe prevalecer pues la necesidad de proteger la integridad
de la víctima, aún al margen de la voluntad de la misma”.